Tricomoniasis, Infecciones vaginales

Muchas mujeres sufren a diario de infecciones vaginales que alteran su vida generando daños en su salud, malestares emocionales y mucho temor del ‘qué dirán’. Una de estas infecciones vaginales es la Tricomoniasis, posiblemente, la más común de las infecciones de transmisión sexual causada por un parásito.

enfermedad transmision sexual

La tricomoniasis es causada por un parásito llamado Trichomonas vaginalis.

En este artículo veremos más de cerca los aspectos más relevantes de la Tricomoniasis, los tratamientos, síntomas y la forma de prevención.

Tricomoniasis: definición y causa

La tricomoniasis, también conocida como ‘tric’ es una Infección de Transmisión (ITS) causada por el parásito protozoario unicelular Trichomonas vaginalis. De acuerdo a la OMS (Organización Mundial de la Salud), la tricomoniasis reporta cada año 143 millones de nuevos casos.

Aunque puede presentar síntomas propios de una infección de transmisión sexual como mal olor, prurito, picazón, etc., también puede ser asintomática

Síntomas de la tricomoniasis

Como mencionamos, los síntomas de la tricomoniasis pueden no aparecer, y en ocasiones, presentarse entre 5 a 28 días luego de producido el contagio del parásito Trichomonas vaginalis. Solo el 30% de los casos presenta algún signo de esta enfermedad, por lo cual, es muy común que muchas personas padezcan esta ITS y no lo sepan. En otros casos, los síntomas pueden aparecer por períodos y desaparecer por otros.

Los síntomas que se pueden presentar son

  • Flujo vaginal anormal, más abundante y de color verdoso, amarillenta, grisáceo o transparente,
  • Flujo burbujeante,
  • Flujo con mal olor,
  • Picazón,
  • Ardor,
  • Enrojecimiento de la vulva/vagina,
  • Irritación,
  • Inflamación,
  • Molestias al orinar y mantener relaciones,
  • Necesidad de orinar con más frecuencia.
signos tricomoniasis

Los síntomas de la tricomoniasis son incómodos, desagradables y pueden desmoronar emocionalmente a una mujer.

Contagio de la tricomoniasis

El parásito Trichomonas vaginalis se transmite de una persona a otra mediante las relaciones sexuales. Las mujeres con tricomoniasis presentan infección en la vulva, vagina y uretra. Comúnmente, la transmisión se produce de pene a vagina o de vagina a pene, pero también puede producirse en una relación de vagina  a vagina.

Sin embargo, la tricomoniasis no es común que se transmita y contagie otras partes del cuerpo humano como la boca, el ano, las manos, tal como es el caso de la clamidiasis que pueden contagiarse los ojos si se ponen en contacto con material infectado.

Aunque no presente síntomas, una persona portadora de la clamidiasis también puede contagiarle esta infección a una persona sana.

Una vez que nos hayamos curado de la tricomoniasis debemos tener precaución para no volvernos a contagiar. De hecho, 1 de cada 5 personas se volverá a infectar en los próximos 3 veces al fin del tratamiento de la tricomoniasis.

Riesgos y complicaciones

Las enfermedades de transmisión sexual pueden causar diferentes enfermedades y complicaciones para la salud. Por ejemplo, el VPH (Virus del Papiloma Humano) que causa las verrugas genitales está vinculado con la aparición del cáncer de cuello de útero. Infecciones vaginales como la clamidia y gonorrea son las causas principales de la Enfermedad Inflamatoria Pélvica.

La presencia de tricomoniasis pueden presentar los siguientes inconvenientes:

  • Aumenta el riesgo de padecer enfermedades de transmisión sexual (como el VIH, por ejemplo),
  • Aumenta el riesgo de contagiar enfermedades de transmisión sexual,
  • Incrementa el riesgo de inflamación,
  • Aumenta el riesgo de parto prematuro,
  • Aumenta el riesgo de bebés con bajo peso,
  • Aumento del riesgo de rupturas tempranas de las membranas.
  • De acuerdo a MedlinePlus, el portal de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. Poseer esta infección por mucho tiempo puede generar algunos cambios sugestivos en el tejido del cuello uterino que requieren un seguimiento más regular (cada 6 meses).

Tratamientos para la tricomoniasis

La tricomoniasis es una infección que se trata con antibióticos expendidos bajo receta (es decir, se debe contar con una orden autorizada por un médico). Es fundamental evitar la automedicación para prevenir que aumente la resistencia de los agentes patógenos a los medicamentos.

La OMS en su ‘Guías para el tratamiento de las infecciones de transmisión sexual’ sugiere que el antibiótico de mayor alcance para la tricomoniasis es el metronidazol. A su vez, que se prefiera los tratamientos de una única dosis a los tratamientos prolongados.

El régimen que sugiere es el siguiente:

  • Metronidazol 2 g. vía oral en una sola dosis.
  • O también, Tinidazol 2 g. vía oral en una sola dosis.

    tratamiento tricomoniasis

    La tasa de recuperación es muy alta, sin embargo, cuando la pareja sexual no se trata, los índices de recuperación disminuyen drásticamente.

De acuerdo a las estadísticas que recauda la OMS, la tasa de curación de la tricomoniasis  supera el 80%, es decir que de 100 mujeres tratadas con estos antibióticos, 80 se recuperan con éxito.

Otra alternativa para tratar la tricomoniasis es suministrando

  • Metronidazol 400 mg. o 500 mg. vía oral, 2 veces al día por 7 días.
  • O también, Tinidazol 500 mg. vía oral 2 veces al día por 5 días.

Para curar definitivamente esta infección vaginal es fundamental que la pareja sexual se someta también al tratamiento. De hecho, la tasa de curación de la tricomoniasis se eleva al 95% en los casos en que el compañero sexual también recibe tratamiento.

Prevención de la tricomoniasis

Para prevenir esta infección de transmisión sexual se pueden tomar algunas medidas. Es esencial que así sea para evitar futuras reinfecciones de tricomoniasis e, incluso de otras infecciones vaginales.

  1. Emplear condones de látex para todas las relaciones sexuales para evitar contagiar la tricomoniasis a personas sanas. Del mismo modo, también servirá para evitar contraer nuevamente esta infección sexual.
  2. Aunque los condones sean el método de protección más efectivo en la actualidad, lamentablemente, no son infalibles. De hecho, podemos contagiarnos tricomoniasis todavía puesto que el área que cubre el condón solo es parcial.
  3. Por lo tanto, el método de prevención de transmisión de la tricomoniasis más efectivo es la abstención sexual, es decir, no practicar relaciones.
  4. También es fundamental tener una comunicación fluida con nuestra pareja sexual sobre estos temas.

Conclusión

Aunque la tricomoniasis es una infección vaginal de transmisión sexual que puede causarnos mucho malestar y agudos problemas de salud, por fortuna posee tratamientos y esto nos permite mejorar la calidad de vida.

libro pdf hongos no mas pequeñoSi eres una mujer que está sufriendo de hongos vaginales puedes consultar el siguiente artículo con información sobre “Infecciones por hongos no más” <<<

Si quieres ayudar a la página a que se haga más conocida presiona el botón Me gusta, Comparte contenido en Facebook, Twittéalo o difunde en Google +.

Muchas gracias!

No olvides dejar un comentario, un pensamiento o una pregunta.