Vaginitis: Inflamación en la vagina

En más de una ocasión, seguramente oíste hablar de la vaginitis y sus consecuencias. Incluso, en tus últimos estudios, pudieron diagnosticar algún tipo de vaginitis. Si no es así, alguna de tus amigas o familiares femeninos fueron las diagnosticadas… ¿Pero qué es en realidad una vaginitis? ¿Es una enfermedad? ¿Qué la causa? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Y los tratamientos?

Si tienes alguna de estas dudas, continúa leyendo para encontrar las respuestas a todas esas preguntas que surgen a partir de la vaginitis.

inflamacion de la vulva

Una vaginitis siempre amerita una consulta al ginecólogo. Los síntomas pueden ser muy diversos, aunque habrá inflamación y cambios en el flujo.

¿Qué es la vaginitis?

La vaginitis se define básicamente como la inflamación de la mucosa de la vagina acompañada de cambios en el flujo, la vulva y/o vagina. Por ejemplo, algunos síntomas de una vaginitis son ardor, picor, variaciones del lujo, olor desagradable, etc.

Durante la vaginitis es habitual que la vulva (la región externa de los genitales femeninos) se vea afectada, por ello también se la denomina como vulvovaginitis.

Mientras que la vagina es el conducto que conecta el útero con la vulva. A menudo se le conoce con el nombre de ‘canal de parto’.

La vaginitis es un problema ginecológico que afecta hasta un 90% de las mujeres, es decir que 9 de 10 mujeres tendrá una vaginitis en algún momento de su vida. Esto involucra a mujeres de diferentes edades como niñas, adolescentes, mujeres adultas y mayores. Y vaginitis de diferentes causas: infecciosas, alérgicas, etc.

De hecho, de las consultas ginecológicas que se realizan, el 25% de ellas se refieren a problemas vinculados a la vaginitis. Lamentablemente, existen un porcentaje menor (10%) de los casos no es posible encontrar el origen de la afección.

No todas las vaginitis serán iguales. Por el contrario, existen diferentes tipos de vaginitis, cada una tiene sus propias causas, síntomas y tratamientos.

Causa de la vaginitis

Ahora que ya contamos una definición de vaginitis tenemos que comprender qué es lo que las causa.

La vaginitis puede ser originada por diferentes y muy variadas causas aunque lo más común es que sean iniciadas por una infección debido a agentes patógenos como son hongos, bacterias, virus, parásitos.

De acuerdo al Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU., el 90% de los casos de vaginitis se debe a una de estas 3 infecciones vaginales: Tricomoniasis, infección vaginal por hongos y vaginosis bacteriana.

Las causas de la vaginitis se podrían dividir en 4 grupos:

Vaginitis por reacciones alérgicas: se trata de reacciones alérgicas a materiales de confección de la ropa interior, productos químicos de higiene genital, tampones, medicamentos de uso local, lubricantes, compresas, champús, perfumes, desodorantes, semen, baños con agua caliente, etc.

Vaginitis por cuerpos extraños/traumatismos: este tipo de vaginitis hace referencia a los casos en los cuales se introduce en la vagina cuerpos extraños como son tampones, preservativos, etc. que pudieran generar una inflamación, irritación, flujo maloliente y otros síntomas propios de una vaginitis.vaginitis por alergias

También es el caso de las niñas pequeñas que pudieran introducirse objetos pequeños.

Vaginitis por variaciones hormonales: la vaginitis hormonal es el caso de la vaginitis atrófica, muy común en mujeres que atraviesan el período postmenopáusico o postparto. En estos casos, ocurre un descenso de los niveles de estrógenos, la cantidad de flujo disminuye lo que produce una disminución de la mucosa de la pared vaginal.

Infecciones: la vaginitis por infecciones vaginales, como ya se mencionó, los casos de vulvovaginitis más habituales en mujeres en edad reproductiva. Las infecciones más habituales son la vaginosis bacteriana y la candidiasis vulvovaginal . No obstante, también podemos encontrar infecciones de transmisión sexual como son clamidia, gonorrea, herpes, tricomoniasis, entre otras.

Las infecciones vaginales pueden deberse a una transmisión por contacto sexual o por un desequilibrio en el microsistema que existe en la vagina de toda mujer.

Vaginitis por infecciones vaginales

Vaginosis bacteriana: la vaginosis bacteriana es la infección vaginal más habitual en mujeres en edad reproductiva y posiblemente una de las más sencillas de identificar para cualquier mujer. Se presenta cuando el grupo de microorganismos nocivos (Gardnerella vaginalis, Mobiluncus, bacteroides y Mycoplasma) superan en números a los microorganismos beneficiosos (Lactobacillus acidophilus, p. e.). Este desequilibrio producirá determinados síntomas la mayoría de las ocasiones como son olor fétido como a pescado y descargas de flujo abundante de color amarillento, blanco o gris. También se puede presentar ardor, sensación de quemazón, irritación.

Candidiasis vaginal: la candidiasis vaginal, también llamada infección vaginal por hongos, se trata de otro desbalance en el interior de la vagina. En este caso, existe un crecimiento excesivo de un tipo de hongo, generalmente, el hongo candida albicans. El hongo candida albicans se encuentra en el cuerpo humano en pequeñas cantidades sin crear inconvenientes. No obstante, por diferentes causas como son el consumo de antibióticos, la deficiencia en la nutrición, una desregulación en la flora vaginal, diabetes, etc. el balance natural en la vagina se rompe y el hongo comienza a proliferar descontroladamente. La candidiasis vaginal no presenta olor, pero sí picor, enrojecimiento, irritación, dolor al orinar o en las relaciones sexuales. El lujo es más espeso, similar al queso cottage o el yogur y de color blanco/blanquecino.

Tricomoniasis: la tricomoniasis es una ETS (enfermedad de transmisión sexual) que se origina por la presencia del parásito Trichomonas vaginalis. Se trata de una infección vaginal que se transmitirá por medio del acto sexual. Algunos síntomas característicos de la tricomoniasis son la descarga de flujo con olor desagradable, de color verdoso o amarillento, comezón muy fuerte, enrojecimiento, ardor e irritación. Muchos de estos síntomas se intensifican durante el acto sexual. Esta infección debe ser tratada, de lo contrario, podría poblar también el cuello uterino.

  • Chlamydia
  • Mycoplasma
  • Herpes
  • Campylobacter
  • Gonorrea

Síntomas de la vaginitis

Los síntomas de la vaginitis son muy variados debido a que las causas son también muy diversas. El rasgo común que todos los tipos de vaginitis comparten es que se trata de una inflamación de la mucosa de la pared vaginal, afección en la vulva y variaciones en el flujo.

No obstante, es importante recordar que muchos casos no presentan síntomas, siendo necesario realizar chequeos y análisis para diagnosticar la infección vaginal.Aceite de bergamota para curar los hongos vaginales

Síntomas de las infecciones vaginales más habituales

Vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana presenta un flujo lechoso, generalmente más líquido con un marcado olor fétido, muy desagradable, como el olor a pescado. Se puede presentar picazón, ardor, irritación, inflamación. Luego del coito los síntomas se perciben aún más, de igual forma sucede en la micción.

Candidiasis vulvovaginal

Las infecciones vaginales por hongos poseen un flujo vaginal espeso o acuoso, de color blanco o gris, con una consistencia similar al queso cottage o yogur. No presenta olor. También es común que se presente enrojecimiento, ardor y una severa picazón en la vulva y vagina. Durante las relaciones sexuales pueden intensificarse los síntomas.

Tricomoniasis

La tricomoniasis es una infección que presenta síntomas como ardor, picazón y otras molestias en la vulva y vagina. Se puede presentar dolores, ardor e incomodidad al orinar. El flujo es amarillento o verdoso, de aspecto espumoso con mal olor.

  • Chlamydia
  • Mycoplasma
  • Herpes
  • Campylobacter
  • Gonorrea

¿Qué tan habitual es poseer una vaginitis?

Aunque poseer una vaginitis sea un episodio desagradable y nos consideremos desdichadas, la vaginitis es una condición muy habitual en la vida de cualquier mujer. De acuerdo a los expuesto por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., el 90% de las mujeres tendrá una vaginitis en algún momento de su vida.

De acuerdo a este organismo de salud, aproximadamente el 30% de las mujeres que se encuentran en edad reproductiva posee vaginosis bacteriana.

Por su parte, el 75% de las mujeres adultas tuvo, tiene o tendrá un episodio con hongos vaginales (candidiasis vaginal) al menos una vez en su vida.

En menor medida, pero también alarmante es el 3% de las mujeres en edad reproductiva que poseen tricomoniasis.

De todas las mujeres que se examinan debido a sus síntomas como dolor, picazón y flujo, del 40% al 45% tiene una vaginosis bacteriana, del 20% al 25% una candidiasis vaginal, mientras que del 15% al 20% tiene una tricomoniasis.

enfermedad transmision sexual

La tricomoniasis es causada por un parásito llamado Trichomonas vaginalis.

Factores de riesgo y desarrollo de la vaginitis

Cualquier mujer puede padecer una vaginitis, sin importar la edad, el contexto o la procedencia genética. Sin embargo, algunos factores pueden influenciar a la hora de desarrollar la vaginitis y el tipo de ella.

Factores que incrementan el riesgo de desarrollar una vaginosis bacteriana

  • Poseer más de una pareja sexual
  • Tener una pareja sexual nueva
  • Practicarse duchas vaginales
  • Poseer enfermedades de transmisión sexual

Factores que incrementan el riesgo de desarrollar una infección por hongos

  • El embarazo
  • Diabetes
  • Pastillas anticonceptivas
  • Duchas vaginales
  • Antibióticos y esteroides
  • Sistema inmunológico débil
  • Poseer enfermedades de transmisión sexual

Factores que aumentan el riesgo de padecer una tricomoniasis

  • Contar con más de una pareja sexual
  • Contar con una pareja sexual nueva
  • Tener o haber tenido una enfermedad de transmisión sexual

¿Cómo sé si tengo una vaginitis?

Para saber con certeza si poseemos una vaginitis debemos concurrir al médico. El diagnóstico es sencillo y rápido.

  • Se realizará una examinación de la vagina, vulva y el cuello uterino (una exploración simple).
  • Se tomará una muestra de flujo para observar en el microscopio, determinar su color, olor y demás características.
  • Se podrá realizar un cultivo para analizar los microorganismos presentes.

Tratamiento para la vaginitis

Como la vaginitis no es una, sino son varias, es decir, existen muchas causas que generan una vaginitis, el tratamiento tampoco será uno solo. Cada tipo de vaginitis tendrá su propio tratamiento.

Lamentablemente, muchas mujeres intentan autodiagnosticarse y automedicarse, cometiendo un grave error ya que contribuyen a fortalecer la resistencia de los microorganismos patógenos a los medicamentos.

De acuerdo al Journal of Obstetrics and Gynecology (prestigiosa revista de Obstetricia y Ginecología de los EE. UU.), el 75% de las mujeres que se autodiagnostican una infección vaginal fallan al hacerlo.

Vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana o VB requerirá el uso de antibióticos para controlar el desbalance generado por las bacterias nocivas, como la gardnerella vaginalis. No todas las mujeres pueden practicar este tratamiento, solo se les recomienda a las que poseen síntomas. Durante la duración del tratamiento no se puede mantener relaciones sexuales sin condón.

Los antibióticos que se utilizan con más frecuencia son el Metronidazol y la Clindamicina.

Infección vaginal por hongos

Los hongos vaginales pueden ser curados mediante el uso de cremas tópicas o también con medicaciones que se deben colocar dentro de la vagina. Los antimicóticos o antifúngicos son de venta libre, aunque ninguna mujer debería autodiagnosticarse y comprar remedios para los hongos sin hacer una consulta al médico. Tioconazol, Miconazol, Clotrimazol.

medicacion para los hongos vaginales

Una amplia gama de antimicóticos están disponible para tratar los hongos vaginales.

Tricomoniasis

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual que requiere un tratamiento inmediato, por lo cual, si sospechas que puedes poseer esta infección vaginal, deberías pedir cita con el especialista en salud. El tratamiento de la tricomoniasis es mediante antibióticos como Metronidazol o Tinidazol. Debido a que la tricomoniasis puede contagiarse, el compañero sexual de la mujer también debe recibir tratamiento.

Vaginitis por alergias

Las vaginitis originadas por una alergia o sensibilidad son tratadas con alguna crema de uso tópico para aliviar los síntomas mientras se aguarda que la reacción alérgica acabe. Es fundamental descubrir cuál es el componente que está causando la vaginitis para dejarlo de usar.

Vaginitis por cambios hormonales/atrófica

Cuando existe un caso de vaginitis atrófica en el período de la menopausia se suele emplear una crema en la vagina y vulva para reducir los síntomas. Las cremas contienen estrógenos, lo cual ayudaría a que la vaginitis se alivie.

Vaginitis por objeto extraño/traumático

En el caso de que exista una vaginitis por algún objeto que se encuentre en la vagina, el tratamiento consiste en extraer con cuidado ese objeto para detener la vaginitis.

Problemas relacionados con la vaginitis

Cualquier afección debe ser tratada para asegurar el bienestar físico y mental, en especial aquellas enfermedades que afectan órganos sensibles como son la vagina. En el caso de la vaginitis, si no es tratada adecuadamente, puede acarrear otros problemas mayores sobre la salud de la mujer.

Una vaginosis bacteriana incrementa el riesgo de padecer otras enfermedades de transmisión sexual como clamidias, gonorrea o VIH. La vaginosis bacteriana está fuertemente vinculada a la enfermedad pélvica inflamatoria (EPI), el cual es un trastorno complejo que pone en riesgo los órganos reproductores y puede causar infertilidad. También se relaciona a la vaginosis bacteriana con un mayor y más trabajoso trabajo de parto y con casos de partos prematuros. Por último, también se asocia a la vaginosis bacteriana con una mayor probabilidad de contraer una infección luego de realizarse una cirugía.

De igual forma que la vaginosis bacteriana, una tricomoniasis puede incrementar las posibilidades de infectarse o contagiar infecciones de transmisión sexual. Del mismo modo, puede originar un parto prematuro.

Vaginitis y embarazo

Los diferentes tipos de vaginitis tendrán distintos impactos sobre la mujer y su embarazo.

En el caso de las mujeres embarazadas que posean vaginosis bacteriana tendrán más probabilidades de iniciar el trabajo de parto antes y tener un parto prematuro. Un bebé prematuro debe tendrá bajo peso y problemas respiratorios.

En términos generales, las infecciones de transmisión sexual pueden ser muy perjudiciales para la mujer embarazada, el embarazo y el bebé que está por llegar.

Una tricomoniasis también propiciará un parto prematuro. Lamentablemente, también existe la posibilidad de transmitir la infección de transmisión sexual al bebé al nacer.

En cualquier caso, si posees vaginitis y estás embarazada, consulta con tu médico.

Prevención de la vaginitis

En números casos, los cuadros de vaginitis pueden ser prevenidos. Para ello, solo es necesario seguir ciertas pautas y recomendaciones.

  • En el caso particular de las mujeres que sufren infecciones vaginales por hongos se les recomienda que eviten la ropa ajustada, húmeda, de material sintético (como lycra, nylon) y que no permita la ventilación de la vulva y vagina.
  • Evitar las duchas vaginales puesto que solo causan más desequilibrios en el delicado microsistema vaginal. Está comprobado que las mujeres que emplean este sistema para eliminar olores, al mismo tiempo incrementan la agudeza de la infección y quedan más expuestas a otros organismos patógenos causantes de otras infecciones.
  • No usar detergentes, jabones perfumados, sprays, talcos, ni cualquier otro producto químico que pudiera alterar el balance entre microorganismos beneficiosos y nocivos. Incluso evita las toallitas perfumadas, los suavizantes para ropa, los tampones con aromas, el papel higiénico aromatizado, etc.
  • Emplear en cada relación condón de látex. El condón o preservativo es el método de prevención de enfermedades de transmisión sexual más seguro que conocemos hasta el momento. Úsalo siempre.
  • Limitar la cantidad de parejas sexuales. En el caso de las vaginitis como tricomoniasis y la vaginosis bacteriana está comprobado que poseer más de una pareja sexual incrementa los riesgos de padecerlas nuevamente.
  • Procura controlar tu diabetes. La candidiasis es una infección que muchas personas con diabetes deben padecer. Si la diabetes no está bien controlada, los cuadros de brotes de infección y vaginitis se intensifican.
  • No te automediques, en especial, con antibióticos. La automedicación puede producir un desequilibrio en la flora vaginal, ocasionado la proliferación de organismos patógenos. Consulta con tu médico siempre.
  • Fortalece tu sistema inmunitario. Está comprobado que fortaleciendo el sistema inmunitario habrá más chances de evitar una vaginitis. Por ejemplo, el hongo candida albicans es oportunista y aprovecha a proliferar cuando el sistema inmunitario está débil en personas que padecen enfermedades asociadas con algún trastorno autoinmune (VIH, por ejemplo).
  • Siempre procura que la vagina esté limpia, pero tampoco exageres el aseo. De hecho, se recomienda lavar la vagina no más de dos veces al día, usando un jabón neutro (pH), sin aplica refuerza con el agua. Siempre enjuágala bien, nunca dejes jabón en ella, sobre todo cuando nos bañamos y luego de aplicarnos champú o enjuague, salimos de la ducha sin revisar que esté bien enjuagada.
  • Nunca usas ropa interior húmeda puesto que será un ‘caldo de cultivo’ para los gérmenes, además de humedecerte e irritarte.
  • Emplea ropa interior blanca de algodón siempre, en especial si tienes tendencia a poseer vaginitis. El algodón permite la absorción de la humedad y deja que se ventile la zona genital adecuadamente.
  • El estrés, la tensión, la angustia, la depresión, etc. pueden generar un malestar que atraiga a las infecciones vaginales y la vaginitis. Por lo cual, reduce el estrés y la angustia.

Conclusión

La vaginitis es un problema muy común en la vida de cualquier mujer, generando incomodidad, angustia, dolores e, incluso, serios problemas de salud. Para que la vaginitis no se convierta en una verdadera pesadilla, debemos adoptar una conducta responsable con nuestro cuerpo (vagina), aplicando las medidas preventivas necesarias y realizando las visitas correspondientes al especialista.infecciones por hongos no mas libro pdf pequeño

Para las mujeres que sufren una vaginitis debido a una infección por hongos, existe un tratamiento muy eficaz llamado “Infecciones por hongos no más”. CLICK AQUÍ más detalles.

Si este artículo te fue útil, no olvides compartirlo, dar un Twist, apretar el botón de Google + o darle en Me Gusta. De esta forma, el sitio se hace más conocido.

Otros artículos de interés:

No olvides dejar un comentario, un pensamiento o una pregunta.