11 Consejos para Prevenir la Vaginitis

Si notaste una inflamación de la vagina acompañada de ardor, olor, picazón, molestias, etc. posiblemente poseas una vaginitis ¿Deberías asustarte? No, desde luego que no, la vaginitis es una condición muy habitual en la vida de cualquier mujer, ya sea por una vaginitis debido a infecciones vaginales o a una inflamación por roses u otros objetos.

Cada vaginitis requerirá un tratamiento específico, sin embargo, en muchas ocasiones, algunas prácticas preventivas pueden disminuir las chances de desarrollar una vaginitis.

¿Qué es una vaginitis?

Una vaginitis es una inflamación de mucosa de la vagina acompañada, generalmente, de ciertos síntomas como son ardor, cambios en el flujo vaginal, irritación, picazón, entre otros síntomas.

Al producirse esta inflamación de la mucosa de la vagina es posible que también se genere una afectación de la vulva, por lo cual, también es denominar a la vaginitis como vulvovaginitis.inflamacion de la vagina

Existen muchos tipos de vaginitis según las causas que la produzcan. Cada una de ellas tendrá sus propios síntomas y tratamientos. Las más comunes son las vaginitis por infecciones vaginales como la vaginosis bacteriana, la candidiasis vaginal, tricomoniasis, clamidiasis, gonorrea, herpes, entre otras.

También se puede generar una vaginitis por alergias a productos químicos, vaginitis por cambios hormonales (vaginitis atrófica) y vaginitis por traumatismos que es cuando algún objeto queda atorado en el canal de parto (vagina).

Consejos para prevenir la vaginitis

No siempre una vaginitis puede prevenirse, sin embargo, algunas prácticas y sugerencias pueden contribuir a evitar algunos cuadros de infecciones vaginales.

Duchas vaginales. Para prevenir la vaginitis el primer punto a considerar es evitar realizarse duchas vaginales. De acuerdo al Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU. las duchas vaginales solo contribuyen a empeorar el cuadro de una vaginitis. Al introducir una solución en el interior de la vagina solo contribuiremos a desequilibrar aún más el microsistema del órgano femenino, favoreciendo el desarrollo de bacterias nocivas y eliminado los microorganismos beneficiosos como el Lactobacillus acidophilus.

Limitar el número de parejas sexuales. Otra forma de prevenir y evitar la vaginitis es limitando el número de parejas sexuales. Según Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU., reducir el número de parejas sexuales a una o evitar cambiar de compañero sexual puede ser una forma de prevenir una vaginitis. Este es el caso de infecciones vaginales como vaginosis bacteriana, tricomoniasis, por ejemplo.

Controlar la diabetes. Las personas que poseen diabetes son propensas a contraer candidiasis, en especial si la diabetes no está bien controlada o no se controla. De acuerdo con el Centro de Salud para Mujeres, la diabetes, los antibióticos, embarazo, VIH, etc. son causas comprobadas de infección vaginal por hongos. Por lo tanto, una forma de prevenir la vaginosis es controlando la diabetes.

Usar condones de látex. El uso de condones o preservativos de látex sigue siendo la forma más efectiva de prevenir enfermedades de transmisión sexual (ETS) que se conoce. Usarlo será la forma más efectiva de prevenir contagios, aunque no todas las enfermedades pueden prevenirse con este método.

Fortalecimiento del sistema inmunológico. Poseer un sistema inmunitario fuerte es fundamental para hacer frente a las infecciones vaginales. Generalmente, las infecciones vaginales tienden a aparecer en personas que se encuentran con las defensas bajas. Por esta razón son tan habituales los casos de personas con VIH que también poseen otra enfermedad de transmisión sexual o una infección vaginal. Un caso concreto es la aparición del hongo oportunista candida albicans que aprovecha las defensas bajas en pacientes con VIH para aparecer.

Evita el uso de productos químicos. En efecto, el uso de productos abrasivos, sprays, jabones perfumados, detergentes, tampones perfumados, suavizantes de ropa, papel higiénico aromatizado, desodorantes íntimos, talcos, etc. producen sensibilidad, irritación y una vaginitis. De acuerdo con el portal de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU., en su artículo cuidados personales para la vaginitis afirma “Evite el uso de aerosoles higiénicos, fragancias o talcos en la zona genital.”

Como se trata candiasis genital femenina

Automedicación. Cada infección vaginal según la causa que la genere posee un tratamiento específico. De este modo, una infección vaginal por hongos se trata con antimicóticos de uso tópico generalmente o para introducir en la vagina como Miconazol, Clotrimazol, Terconazol, Econazol, etc. En cambio, una vaginosis bacteriana se debe tratar con antibióticos como Clindamicina o Metronidazol. El error que cometen muchas mujeres es autodiagnosticarse una infección vaginal y automedicarse. Según Journal of Obstetrics and Gynecology (prestigiosa revista de Obstetricia y Ginecología de los EE. UU.), 3 de 4 mujeres que se autodiagnostican una infección vaginal fallan. Por lo cual, cada vez que se automedica una mujer, está tomando o aplicando la medicación correcta. Esto solo puede contribuir a incrementar la resistencia de los microorganismos patógenos a las medicaciones con las cuales contamos hoy para combatirlas.

Higiene de la vagina. Otra forma de mantener las infecciones vaginales y la vaginitis alejadas de la vagina es aseando como es debido el órgano genital femenino. La vagina debe permanecer limpia, pero dicha limpieza no debe ser ‘exagerada’. Se recomienda lavar el órgano femenino dos veces por día, con jabón de pH neutro, sin usar agua del bidet con fuerza y secando sin refregar. Enjuaga debidamente la vagina, evitando que queden restos de jabón.

Vaginitis alérgica y traumática. Si te encuentras en la menopausia y sufres de vaginitis por variaciones hormonales como una vaginitis atrófica, deberías consultar a tu médico. Él sabrá recetar cremas con alto contenido de estrógenos, ideales para aliviar los síntomas de la vaginitis. Además, te será útil emplear lubricantes íntimos bastante líquidos antes de iniciar el coito. Si existe una alergia, una crema o medicación antihistamínica te será de gran ayuda.

Consejos sobre la ropa. Evita emplear ropa de interior húmeda, demasiado apretada, de materiales sintéticos como son el nylon o la lycra, que se encuentre ‘percutida’. Idealmente, deberías emplear ropa interior de algodón blanco que permite que la vagina se ventile y además atrapa la transpiración. Usar ropa interior húmeda y sin ventilación es un ambiente perfecto para que prosperen infecciones como la candidiasis vaginal.

Emociones fuertes. Se ha corroborado que el estrés tiende a disminuir las defensas, por ello, cada vez que nos estresamos solemos contraer una enfermedad. El estrés es una de estas emociones fuertes que pueden generar cambios en el sistema de defensas del cuerpo: la tensión, la angustia, la depresión, etc. son otros casos.

Conclusión

Estos consejos para prevenir la vaginitis empleados correctamente podrían suponer una notable mejoría en los síntomas de las diferentes vaginitis. No obstante, se trata de medidas preventivas y no de tratamientos completos para acabar con la vaginitis por infección.

Para las mujeres que sufren vaginitis por una infección por hongos, les sugiero que lean sobre el método Infecciones Por Hongos No Más de Linda Allen. Este sencillo y práctico método puede resolver el problema de los hongos en menos de una semana.

CLICK AQUÍ para conocer más detalles sobre este tratamiento natural contra la candidiasis.

Si quieres ayudar a la página a que se haga más conocida presiona el botón Me gusta, Comparte contenido en Facebook, Twittéalo o difunde en Google +.

Muchas gracias!

Más artículos de interés

Acerca de Liliana Paz

Que los hongos vaginales no sean el eje de tu vida. Compartamos información útil para acabar de una vez por todas con esta infección.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No olvides dejar un comentario, un pensamiento o una pregunta.