Duchas Vaginales para las Infecciones ¿Son efectivas?

Una práctica muy común entre las mujeres en edad de fertilidad reproductiva es realizar duchas vaginales, lo cual consiste en higienizar (o lavar) el interior del órgano femenino con una solución. La razón de esta acción es retirar del interior de la vagina gérmenes patógenos, semen luego de una relación, deshacerse del mal olor, etc.

Sin embargo, los médicos desaconsejan esta práctica observando que los resultados de una ducha vaginal no son los mejores, por el contrario, constituyen un factor de riesgo para adquirir ciertas infecciones vaginales como candidiasis vulvovaginal (hongos vaginales), vaginosis bacteriana, clamidiasis, tricomoniasis, gonorrea, etc.

¿Qué son las duchas vaginales?

Una ducha vaginal es un lavado o limpieza de la parte interna del órgano femenino, la vagina. Para ello se emplea agua o alguna solución como vinagre, yodo, bicarbonato de sodio, etc. En farmacias pueden conseguirse estas preparaciones las cuales vienen en bolsas o pequeñas botellas.

Esta bolsa o botella posee un pico o tubo que se introduce en la vagina y luego se aprieta para que el líquido se vierta dentro del órgano femenino. La mezcla sale e ingresa a la vagina.como se hace ducha vaginal

Se estima que 1 de cada 5 mujeres entre las edades de 15 a 44 practica regularmente duchas vaginales. Los médicos no recomiendan realizarlas puesto que están relacionadas directamente con problemas para quedar embarazada, infertilidad, infecciones vaginales e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

¿Ducha vaginal es lo mismo que lavar la vagina?

A menudo las mujeres creen que las duchas vaginales son correctas porque se está lavando un órgano delicado del cuerpo humano. Sin embargo, ducha vaginal y lavar no son lo mismo. El aseo de la vagina externamente es algo correcto y que debe practicarse 1 o 2 veces al día con agua limpia y jabón neutro, sin aromatizantes ni otros químicos.

¿Baño de asiento y ducha vaginal es lo mismo?

No, las duchas vaginales introducen una solución mezcla dentro de la vagina, sin embargo, el baño de asiento popularmente consiste en sumergir el área genital en un líquido con los mismos objetivos que una ducha vaginal. La diferencia está en que el baño de asiento no introduce un líquido con fuerza en la vagina, sino que la moja por fuera y si ingresa, no lo hace a la fuerza.

¿Quién practica más a menudo duchas vaginales?

En realidad, cualquier mujer puede practicarse duchas vaginales. Sin embargo, es más habitual en mujeres en edad fértil de los 15 a los 44 años, hispanas y afroamericanas. Aproximadamente 1 de cada 5 mujeres  realiza duchas vaginales (DV) regularmente. Las adolescentes practican duchas vaginales sin distinción de raza.

¿Qué problemas de salud acarrean las duchas vaginales?

En numerosos estudios se detectó que las mujeres que poseían infecciones vaginales, ITS, problemas para quedar embarazada, etc. un factor subyacente en todas ellas era la práctica regular de duchas vaginales.

Por ello, los médicos no recomiendan las DV. Una ducha vaginal altera el delicado equilibrio vaginal repleto de microorganismos encargados de mantener el balance entre agentes nocivos y beneficiosos.

Además, también altera el pH vaginal naturalmente ácido para eliminar cientos de agentes patógenos que causan infecciones como la candidiasis vulvovaginal, la vaginosis bacteriana, entre otras.

Alterado el equilibrio entre los microorganismos en la vagina, puede existir un crecimiento excesivo de ciertas bacterias, levaduras o parásitos originando alguna infección vaginal. Si ya posees una infección vaginal, probablemente la ducha vaginal arrastre los agentes patógenos más adentro de tu vagina y no, como se cree, los saque de allí.

Una infección en la región externa de la vagina puede acabar subiendo hasta el útero, trompas de Falopio y ovarios a causa de una ducha vaginal. Una infección en esos órganos puede producir una EIP, Enfermedad Inflamatoria pélvica.

¿Qué enfermedades se asocian a las duchas vaginales?

Aunque la ducha vaginal no sea causa directa de ninguna enfermedad, hasta el momento, sí se considera un factor de riesgo en muchas:

  • Vaginosis bacteriana,
  • Enfermedad Inflamatoria Pélvica,
  • Parto prematuro,
  • Embarazos ectópicos,
  • Infecciones de Transmisión Sexual,
  • Irritación vaginal,
  • Etc.ducha vaginal para los hongos

¿Si tengo mal olor en la vagina puede usar una ducha vaginal?

No, la ducha vaginal no elimina el olor vaginal ni ningún otro síntoma como flujo irregular, dolor, irritación, picor, ardor, etc. de forma permanente, sino que será una solución momentánea. A su vez, como se explicó, se generará mayor desequilibrio en la microflora vaginal.

Visita a tu médico si tienes síntomas de una infección vaginal como

  • Flujo con olor fétido;
  • Comezón;
  • Secreciones de color amarillento, verdoso, blanco;
  • Ardor;
  • Irritación;
  • Inflamación;
  • Dolor en la micción;
  • Dolor o molestias en las relaciones.

¿Debo lavar el interior de mi vagina con una ducha vaginal?

No, la vagina no debe ser lavada en su interior con una ducha vagina. De hecho, no se recomienda utilizar ningún instrumento para introducir líquidos a la vagina. El órgano femenino posee su propio sistema de higiene y desinfección por lo que introducir cualquier antiséptico podría suponer un desequilibrio en la microflora.

¿Cómo debería lavar mi vagina?

La forma adecuada de higienizar la vagina es llevando agua hasta ella con tu mano, de delante hacia atrás. No introducir agua dentro de ella. Usar jabón neutro, sin aromas, desinfectantes ni ningún otro químico. Evita los tampones, toallitas femeninas, talcos, aerosoles con aromas.

También puedes hacerlo durante el baño, empleando un jabón suave para lavar externamente la vagina.

Recuerda que la vagina posee su propio mecanismo de higiene y limpieza a través de la mucosa. Una vagina limpia y sana no emite más que un leve olor no desagradable. Si hay olor o abundancia de flujo, consulta a tu médico.

¿Las duchas previenen las ITS?

No, en absoluto. Practicar no previene una infección de transmisión sexual, aunque se practique luego de tener una relación sexual. Los microorganismos que barre una ducha vaginal son justamente los que podrían protegernos de infecciones vaginales y no virus, bacterias, hongos y parásitos que generan las ITS. La manera más segura de protegerse de una ITS es mediante el uso de preservativos (condones).

¿Las duchas vaginales evitan el embarazo?

No, las duchas no evitan el embarazo. Si se mantuvo relaciones sexuales sin utilizar un método anticonceptivo, consultar a un médico de inmediato para recibir asesoramiento al respecto. Existen anticonceptivos de emergencia para evitar un embarazo.

Conclusión

Hasta aquí hemos visto cómo las duchas vaginales no son una práctica recomendada por las múltiples complicaciones que acarrean, además de no evitar ni remediar un embarazo, una infección o cualquier otro propósito por el cual se utilizó la ducha.libro pdf hongos no mas pequeño

Siempre visita tu médico ginecólogo para realizar los chequeos pertinentes.

Por último, si deseas conocer un tratamiento natural, lejos de los medicamentos y óvulos que sirva para curar la candidiasis genital te sugiero que leas el libro/PDF de Linda Allen “Infecciones por hongos no más”. Para conocer más detalles sobre “Infecciones Por Hongos No Más” <<<

Si este artículo te fue útil, no olvides compartirlo, dar un Twist, apretar el botón de Google + o darle en Me Gusta. De esta forma, el sitio se hace más conocido.

¡¡Mucha Suerte!!

Otros artículos de interés
Fuentes

Acerca de Liliana Paz

Que los hongos vaginales no sean el eje de tu vida. Compartamos información útil para acabar de una vez por todas con esta infección.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No olvides dejar un comentario, un pensamiento o una pregunta.